Chile defiende su plan migratorio en la frontera con Bolivia pese a las críticas

Las fronteras de Chile están cerradas de manera preventiva a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Las fronteras de Chile están cerradas de manera preventiva a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

Los ingresos irregulares de migrantes a Chile en la frontera con Bolivia cayeron un 90% en la última semana, informó este martes el Gobierno chileno al defender su plan implementado en la zonas, criticado por diversas organizaciones de derechos humanos al incluir deportaciones masivas.

«Desde la implementación del Plan Colchane la semana pasada, sólo ingresaron 109 personas de manera irregular por la frontera, es decir, una reducción del 90% comparado con los ingresos que se registraron la primera semana de febrero, cuando entraron 1.374», señaló el ministro del Interior, Rodrigo Delgado, a radio Universo.

La semana pasada, el presidente Sebastián Piñera presentó el plan, estableciendo una serie de medidas como un decreto que le dio más facultades a las Fuerzas Armadas para monitorear y actuar en los pasos migratorios no habilitados y también, organizó vuelos especiales con la Fuerza Aérea para ordenar la expulsión de migrantes sin documentación.

En este tiempo, Chile expulsó a los inmigrantes, en su mayoría venezolanos y colombianos, aunque también peruanos y bolivianos, una medida que fue rechazada por diversas organizaciones de derechos humanos ya que estaría violando los tratados internacionales de protección a refugiados.

Ya en el primer día, un avión con ciudadanos colombianos y venezolanos partió desde la norteña ciudad de Iquique, mientras que los bolivianos y los peruanos fueron regresados en ómnibus a sus países de origen.

La decisión de las autoridades chilenas se produjo luego de que la localidad norteña de Colchane, con una población de 1.700 habitantes y fronteriza con Bolivia, reportara un colapso general tras la llegada de miles de migrantes durante los últimos días.

Las fronteras de Chile están cerradas de manera preventiva a consecuencia de la pandemia del coronavirus.

En enero, al menos 3.600 personas cruzaron la frontera norte hacia territorio chileno, una cifra 10 veces superior a la registrada en la misma fecha de 2020,

«Se trata de gente que no ha cometido delitos graves, corresponde que sea expulsadas, corresponde dar potente señal que quienes quieren venir a Chile tienen que sacar la visa sincerando los motivos por los cuales quieren venir», dijo el ministro Delgado la semana pasada en el inicio de la implementación del plan.

Desde 2014, cerca de 500.000 venezolanos se afincaron en Chile escapando de la crisis política y económica en su país y se han convertido en la colonia extranjera más numerosa.

En 2018, el Gobierno de Piñera puso en vigencia una visa de responsabilidad democrática para los venezolanos que quieran establecerse legalmente, que se seguía entregando hasta enero, según confirmó a la AFP la Cancillería chilena.

Ese documento les permite contar con cédula de identidad y facilita su integración al país. Sin embargo, el Servicio Jesuita a Migrantes asegura que en los últimos meses la solicitud de esta visa ha sido rechazada «masivamente».