Por qué la ciudad argentina de Río Tercero no guarda luto al expresidente Carlos Menem

El político había sido llamado a comparecer ante la Justicia tras ser acusado de ser el «autor mediato» de un incidente que provocó la muerte de siete personas y dejó más de 300 heridos.

La ciudad de Río Tercero, asentada en la provincia argentina de Córdoba, decidió no sumarse al duelo nacional de tres días decretado por la muerte del expresidente Carlos Menem, el pasado domingo, debido a su presunta responsabilidad en la explosión en una fábrica de armas de la localidad hace más de 25 años. 

«Se ha resuelto no adherir al duelo nacional y no rendir homenajes a Carlos Saúl Menem, acusado de ser el principal responsable del atentado de la explosiones de la Fábrica Militar de Río Tercero en 1995», escribieron en un mensaje en redes sociales las autoridades municipales de Río Tercero, quienes recuerdan que el político ya fue declarado «persona no grata» el pasado mes de noviembre. 

Por este caso, Menem había sido llamado a comparecer ante la Justicia el próximo 24 de febrero como presunto «autor mediato» de aquellos hechos.

Crónica de una explosión

La explosión de la Fábrica Militar de Armamentos destruyó el edificio y parte de la ciudad, de unos 50.000 habitantes, con un saldo de siete personas muertas y más de 300 heridos.

Al principio, las autoridades manejaron la hipótesis de un accidente. Sin embargo, las investigaciones periciales revelaron que el material explosivo que ocasionó la tragedia no podía prenderse únicamente con el fuego, ya que requería de un detonador para explotar.

La investigación del caso también logró documentar que  personas no identificadas habían ingresado a las instalaciones de la fábrica un día antes, con el objetivo de «acondicionar los elementos iniciadores del fuego, como asimismo disponer los detonadores y reforzadores necesarios para provocar horas más tarde las letales explosiones».

Las detonaciones hicieron que se esparcieran proyectiles por diversos puntos de la ciudad. De hecho, ninguno de los fallecidos se encontraba en el complejo militar, sino que fueron alcanzados por la metralla en diversos puntos de la localidad. 

Tras casi dos décadas de litigio emprendido por los familiares de las víctimas, en 2014 cuatro oficiales de la Dirección de Fabricaciones Militares recibieron condenas que van entre los 10 y 13 años de cárcel por el delito de «estrago doloso agravado por la muerte de personas». 

¿Qué tiene que ver Menem?

La investigación señala que las explosiones tenían como intención ocultar un faltante de municiones.

En aquel momento, el Gobierno de Argentina se encontraba sumido en el escándalo después de haber firmado tres decretos para vender armas a Panamá y Venezuela entre 1991 y 1995. Sin embargo, el armamento argentino terminó en Ecuador y Croacia, en el contexto de la guerra de la antigua Yugoslavia.

El tribunal encargado de valorar el caso encontró «un importante faltante de explosivos, proyectiles y municiones», por lo que concluyó que el motivo de la explosión fue el encubrimiento del contrabando de armas a Ecuador y Croacia.

Menem eludió ir a juicio tras interponer varios recursos de apelación. Pero en 2018, la Cámara Nacional de Casación Penal ordenó revisar esa decisión y devolver el expediente a Córdoba.

El juez encargado de llevar el caso, Carlos Ochoa, elevó las acusaciones contra el exmandatario argentino, señalándolo como presunto «autor mediato» de la explosión. Tras una nueva oleada de apelaciones, la audiencia de Menem quedó agendada para el próximo 24 de febrero.

«Menem era la única persona que faltaba juzgar», explicó el fiscal Carlos Gonella a Télam