Los presidentes de Paraguay y Uruguay quieren impulsar el Mercosur para «abrirse al mundo a los codazos»

Mario Abdo Benítez visitó en Punta del Este a Luis Lacalle Pou, quien ofreció a Asunción la «salida al mar» que no tiene para conquistar nuevos mercados internacionales.

Los presidentes de Uruguay, Luis Lacalle Pou, y de Paraguay, Mario Abdo Benítez, coincidieron este miércoles en que el Mercado Común del Sur (Mercosur) debe ser «un trampolín al mundo« y no «un corsé«, para poder conquistar nuevos mercados «en igualdad de condiciones» respecto de sus competidores.

Durante una visita oficial de Abdo a la casa presidencial de Punta del Este, los mandatarios dialogaron sobre la necesidad de renovar el bloque que conforman junto a Argentina y Brasil, con el objetivo de «seguir construyendo una alianza estratégica que beneficie a ambos países». 

«Puedo decir con mucho agrado que la vocación paraguaya de abrirse al mundo a los codazos es igual a la de Uruguay y sigue vigente con más fuerza que nunca. Por eso, el avance de los países del Mercosur al mundo es importantísimo. Para Paraguay y Uruguay es determinante en los tiempos que se vienen», dijo Lacalle Pou en una conferencia de prensa, tras el encuentro.

En ese sentido, el jefe de Estado uruguayo ofreció a Asunción las vías navegables de salida al mundo que esa nación no tiene, como los ríos Uruguay o el de la Plata, precisó.

«El mundo se está abriendo a nuestras materias primas, y nosotros estamos capacitados a ofrecerlas. Necesitamos entrarle al mundo, a esos mercados, en igualdad de condiciones que nuestros competidores», expresó Lacalle Pou luego de su primera reunión presencial con Abdo Benítez desde que asumió el poder, en marzo de 2020.

Por su parte, el presidente paraguayo señaló que, al no tener acceso al mar, el potencial logístico que tiene Uruguay puede ser de gran utilidad para esta alianza y cooperación mutua entre las naciones. En esa línea, Abdo Benítez subrayó que su país es «el cuarto exportador de soja del mundo y esa producción necesita acceso a los mercados de manera competitiva».

«Es tiempo de construir puentes, encuentros, destinos comunes y que la solidaridad no se acabe para toda la humanidad», señaló. 

El Mercosur, que en marzo cumple 30 años, está presidido actualmente por el argentino Alberto Fernández, único mandatario progresista del bloque. Fernández busca sellar el acuerdo con la Unión Europea (UE) e incorporar definitivamente a Bolivia como socio pleno, para lo cual resta que el Congreso brasileño lo apruebe. 

Las diferencias ideológicas entre los presidentes de los dos principales socios del Mercosur, Fernández y el líder derechista brasileño Jair Bolsonaro, dificultan el avance de una agenda común.

Mientras Fernández primero busca fortalecer la unidad latinoamericana incluyendo más naciones, Bolsonaro y el resto de los presidentes que integran la alianza comercial apuntan a generar más acuerdos con otros países y regiones, sin la necesidad de que esos pactos sean avalados por el Mercosur en su conjunto, tal como está establecido actualmente.