Siete presos muertos en un motín en un penal de Asunción

La Penitenciaria Nacional de Tacumbú alberga a unos 3.000 reclusos, más del triple de la cantidad indicada.

La Penitenciaria Nacional de Tacumbú alberga a unos 3.000 reclusos, más del triple de la cantidad indicada.

Los muertos durante el motín ocurrido en la noche del martes en el penal más poblado y hacinado de Asunción, la capital de Paraguay, sumaban siete este miércoles, tras revelarse que se encontró otro cuerpo luego de la revuelta, generada aparentemente por el traslado de un reo a otra cárcel.

La ministra de Justicia, Cecilia Pérez, aseguró que la revisión de los cuerpos culminó antes del mediodía y que siete personas fallecieron tras el suceso, todas por heridas de arma blanca.

En la noche del martes, el fiscal Giovanni Grisetti había revelado que los fallecidos eran seis, todos reclusos, y que se trabajaba en la identificación.

El motín comenzó a las 16 del martes y finalizó poco después de las 22, una vez que la propia Pérez llegara a la Penitenciaria Nacional de Tacumbú y dialogara con un grupo de presos.

Con cerca de 3.000 reclusos, el penal está considerado el que más reos alberga y el que sufre un hacinamiento mayor.

«Nos pidieron explicaciones del motivo del traslado de un recluso a otro penal, les respondí que fue por una posible fuga y ellos entendieron; nos pidieron que el trato sea por igual para todos los reclusos de todas las penitenciarías del país», remarcó la ministra tras la charla.

Pérez sostuvo que la situación «está bajo control» y que los presidiarios «dieron su palabra de que no habrá más represalias».

El Ministerio de Justicia y el Ministerio Público iniciaron una tarea conjunta para esclarecer las muertes. De los siete muertos, cinco tenían condenas.

El médico forense del Ministerio Público Pablo Lemir confirmó que al menos tres reclusos fueron decapitados y todos perdieron la vida por heridas de arma blanca.

Todos los cuerpos serán analizados bajo el Protocolo de Minnesota, que fue diseñado para investigar torturas y también se aplica para muertes ilícitas en custodia, indicó Lemir.

Pérez, en tanto, adelantó que se dará contención a los familiares de los internos fallecidos y que se cubrirán los gastos de sepelio.

Los hechos comenzaron con un incendio y la toma como rehenes de un grupo de guardiacárceles, liberados todos luego.

Según la estatal agencia IP, Pérez informó que “no hubo miembros del Primer Comando Capital (PCC) -el grupo narco de origen brasileño- implicados en el incidente del martes y que el conflicto se agravó debido a las diferencias que hay entre los internos.

Admitió la titular de Justicia que el hecho fue debido a las medidas implementadas por la institución que generan molestias entre los reos.

“No es la primera vez ni la última que habrá episodios de peleas en los penales y este fue un conflicto interno que fue utilizado en el descontrol del motín”, indicó, en una entrevista con la radioemisora 730 AM.