Vecinos de un barrio argentino desnudan y hacen desfilar por la calle a tres adolescentes que robaron a una mujer

Tienen alrededor de entre 13 y 15 años y fueron finalmente detenidos por la Policía.

El pasado fin de semana un grupo de vecinos de Villa Celina, en el partido La Matanza de la provincia de Buenos Aires, hicieron desnudar y correr por las calles del barrio a tres jóvenes que presuntamente habían asaltado a una mujer para robarle. Al parecer, los tres presuntos ladrones serían adolescentes de entre 13 y 15 años.

La situación fue grabada por algunos vecinos desde sus balcones en unas imágenes que recogen a los tres muchachos corriendo sin ropa mientras otras personas les increpan.

Los hechos se produjeron por la sensación de inseguridad que viven los habitantes de esa zona. Ante la falta de efectivos policiales han organizado un sistema con 45 cámaras que se puede activar para que suene una alarma en las 27 manzanas del barrio, además de dar aviso a la Policía.

En esta ocasión, una mujer fue testigo de cómo los tres adolescentes robaban una mochila a una joven y alertó a través de un canal de Telegram. Los muchachos fueron interceptados por un grupo de vecinos casi inmediatamente, tan solo a tres manzanas de donde sucedió el asalto.

«Para que pasaran vergüenza»

Tras atrapar a los ladrones, que no se encontraban armados, les desnudaron, a modo de humillación, y los hicieron caminar y correr por la calle, echándolos del barrio, mientras una multitud de vecinos camina tras ellos y otros les lanzan objetos desde la ventana.

Un vecino de Villa Celina, identificado como Leonardo, relató lo ocurrido a Telefe Noticias: «Lo que llevó a desnudarlos es que son chicos muy rebeldes. No tenían mucha ropa y había que encontrar la forma de agarrarlos, y ellos se negaban. Se les sacó la ropa para que pasaran vergüenza, son chicos de 13 a 15 años», afirmó.

Cuando finalmente llegó al lugar la Policía, los propios chicos les pidieron que los trasladaran a la Comisaría.

Parte de la ciudadanía ha mostrado su malestar porque este tipo de escarnio público, que no está admitido en la legislación argentina, se haya realizado con menores de edad, insinuando incluso que se podría tratar de abusos.