«Fue para proteger al líder»: El exviceministro de Salud de Perú justifica su vacunación extraoficial y la de 10 personas de su entorno

Casi 500 personas se vacunaron extraoficialmente contra el coronavirus en Perú, en un escándalo que salpica a altos cargos públicos, incluidos ministros, varios de los cuales se han visto forzados a dimitir.

El exviceministro de Salud Pública de Perú, Luis Suárez Ognio, ha explicado este domingo que tanto él como 10 personas de su entorno personal más cercano accedieron a vacunarse extraoficialmente contra el coronavirus «para proteger al líder de la respuesta frente a la pandemia».

«De nada servía un viceministro en cuidados intensivos«, agregó Suárez Ognio en una entrevista al programa de televisión Punto Final, recogida por el noticiero RPP. Además, insistió en que al vacunarse junto a varios miembros de su familia y de su equipo de trabajo «estaba protegiendo al equipo que lideraba la respuesta a la pandemia».

Los hechos que trata de justificar el exfuncionario forman parte ya de un escándalo que involucra a 487 personas vacunadas de manera extraoficial, entre los que hay altos cargos públicos y ministros. Esta lista incluye al propio Suárez Ognio, a su esposa y dos hijos; a su hermana y dos sobrinos, así como a tres funcionarios de su despacho y a su chofer.

Escándalo en Perú: 487 personas, entre ellas altos cargos y ministros, se aprovecharon de su posición para vacunarse contra el coronavirusEscándalo en Perú: 487 personas, entre ellas altos cargos y ministros, se aprovecharon de su posición para vacunarse contra el coronavirus

El caso ya ha provocado las renuncias del propio Suárez Ognio, la de la ya exministra de Salud Pilar Mazzetti, y la de la canciller Elizabeth Astete, que reconocieron haberse vacunado antes de lo previsto valiéndose de su posición. Las tres dimisiones han sido aceptadas por el Ejecutivo. 

Asimismo, el presidente peruano Francisco Sagasti aseguró que todas los funcionarios públicos involucrados en este escándalo serán separados de sus cargos.

Prácticamente la mitad del la población de Perú se encuentra confinada para hacer frente a la segunda ola de coronavirus, en un momento en que los contagios y los fallecimientos multiplican por cuatro a los de diciembre.

En este contexto crítico ha dado comienzo la campaña de vacunación en el país, que cuenta con un millón de dosis de la vacuna china del laboratorio Sinopharm.

Desde que empezó la pandemia, el país, con 33 millones de habitantes, ha registrado 1.283.309 positivos de coronavirus y 45.097 fallecidos