Irrumpe DMBK, la banda que desde la psicodelia mezcla rock con flamenco

DMBK

DMBK

Derby Motoreta’s Burrito Kachimba (DMBK), banda sensación en España con su mezcla psicodélica de un rock furioso con mucha influencia flamenca, anuncia la salida de su segundo disco «Hilo Negro» para abril y su primera visita a la Argentina a fines de 2021.

La banda sevillana se formó en el 2018 con veteranos de bandas under andaluces como los guitarristas Bacca y Gringo junto al bajista Soni, el baterista Papi Chuli y el tecladista Machete Carrasco, que esperaron a que el cantante Dandy Piranha regresara de Escocia donde llevaba tiempo rockeando.

En Andalucía hay una tradición de rock psicodélico y macarra (sonido sucio y poderoso) como The Milkyway Express, Furia Trinidad o Quentin Gas & Los Zíngaros, pero además el grupo linkea con bandas extranjeras como Fuzz, Pond, King Gizzard & The Lizard Wizard, Pony Bravo y hasta Tame Impala.

[embedded content]

«El Valle».

Sobre guitarras casi zeppellinianas, a veces alternativas, y una base monolítica, se monta la voz de Dandy –apodado el Robert Plant de Triana- que trae consigo todo el bagaje gitano y a la hora de «decir» las canciones parece un cantaor flamenco.

Sobre la forma de cantar de Dandy, Bacca indicó a Télam que «Camarón es una de nuestras grandes influencias» y sostuvo que «cuando pensás en flamenco se te vienen dos caras: Camarón y Paco de Lucía».

Los shows del sexteto generaron el respeto de todos y su primer disco "El salto del gitano".

Los shows del sexteto generaron el respeto de todos y su primer disco «El salto del gitano».

Acerca de esa esencia flamenca que alcanza también a lo instrumental, destacó: «no se busca, que nosotros incluyamos un quejido que se pueda asemejar al flamenco viene de que nosotros, y sobre todo Dandy, viene de tener un bagaje en el flamenco a nivel fan, a nivel melómano, que eso ya forma parte de él y eso dentro de la música que hacemos».

En esa rica coctelera que es DMBK, el guitarrista apuntó que «El Gringo y yo venimos de bandas más de blues, de hacer más rock, de power trío. Esa mezcla de influencias del andaluz, del flamenco, de la música del sur que puede beber mucho del cántico árabe o musulmán también, que a fin de cuentas aquí hemos tenido califatos y toda esa historia».

Y añadió que el origen de todo está en la tierra andaluza: «Que nosotros te metamos un 3 por 4 en un tema o te lo doblemos a 6 por 8 nos va a salir natural. Yo no he sido un gran aficionado al flamenco ni al folclore local, pero el mínimo lo tengo. Se escucha en la calle, se huele, al final es una esencia que se palpa. No vamos a renegar de lo que somos, evidentemente, entonces mejor aceptarlo y llevarlo con nosotros».

En primera persona y para revelar lo que aporta al sonido grupal, Bacca especificó: «Soy muy fanático del Fleetwood Mac primera época y de Peter Green».

Pero volviendo a una panorámica más general resumió que «al final todos formamos parte de otras generaciones y coexistimos con la música contemporánea a nosotros y aprendemos mucho».

Los shows del sexteto generaron el respeto de todos y su primer disco «El salto del gitano» le permitió perforar a la ortodoxia flamenca, a punto tal que la familia de Camarón de la Isla lo invitó al festival que se realizó en la Isla de San Fernando, en Cádiz –hogar de la leyenda flamenca-.

En ese encuentro y con motivo del 40 aniversario de la edición de «La leyenda del tiempo» de Camarón, los DMBK versionaron a su estilo «Nana del caballo grande» y «Viejo mundo», con Rocío Márquez.

[embedded content]

«Aliento de dragón».

«Nos llamaron para homenajear íntegramente ese disco tan mítico, célebre y también controvertido en su momento porque de repente no hacía flamenco para los flamencos. Y allí fuimos a tocarlo pero dándole cada uno su toque», evocó Bacca.

En esa estadía en la cuna de Camarón, los DMBK se cruzaron con Kiko Veneno, leyenda del rock flamenco y amigo del célebre vocalista, junto a quien compusieron la hermosa «Alas del viento». Para la banda fue el visto bueno de la aristocracia flamenca.

En el camino para evitar corsets y tabiques de estilos, los DMBK decidieron bautizar a su música como «kinkidelia».

En el camino para evitar corsets y tabiques de estilos, los DMBK decidieron bautizar a su música como "kinkidelia".

En el camino para evitar corsets y tabiques de estilos, los DMBK decidieron bautizar a su música como «kinkidelia».

«La kinkidelia es nuestra pócima mágica. Lo kinky tiene una connotación peyorativa, es el canalleo. Es el canalla que va por encima de la ley y se busca la papa como puede.

«El concepto kinkidelia -reveló Bacca- nace a raíz del primer videoclip nuestro que montó Gringo y que venía de un homenaje a la película ‘Navajero’, de Alex de la Iglesia, que cambiaban las cabezas de los personajes de la película por nuestras cabezas y la pandilla éramos nosotros».

En busca de definir el término que parece definir la propuesta sonora del conjunto, el guitarrista señaló que «la kinkidelia, a fin de cuentas, es una dimensión más de la psicodelia. Es una dimensión nueva de la psicodelia en la que nos anticipamos a lo que pueda llegar, a cualquier norma preestablecida de lo que pueda ser psicodelia y música».

«Etiquetar nuestra música como kinkidelia es una forma de romper cualquier etiqueta o estigma a la que se nos pueda limitar. La psicodelia tal y como la entendemos viene producto de esa libertad con la que queremos crear y queremos hacer canciones. Y de la misma libertad con la que nosotros interactuamos entre uno y otro», concluyó el músico.