El machismo en viejos hits y las «relaciones tóxicas» de pareja, según Leandro Fiks

"Mala vida (me estás dando)", al estilo café concert.

«Mala vida (me estás dando)», al estilo café concert.

En tiempos en que la revisión y cuestionamientos a viejos paradigmas puso en marcha una discutible «cultura de la cancelación», «Mala vida (me estás dando)», un espectáculo al estilo de los recordados café concert, con tres obras cortas y breves conciertos alusivos, elige exponer los conceptos machistas presentes en viejos éxitos musicales y las «relaciones tóxicas» de pareja.

Con dirección general de Lisandro Fiks, podrá verse todos los martes, a las 20, en Strummer Bar, ubicado en Godoy Cruz 1631 del barrio porteño de Palermo.

En ese marco, se sucederán las obras «Leia», escrita por Romina Fernandes; y «El mal menor» y «Encuarentenados», de Fiks; en donde actúan los mismos autores, además de Julieta Zeta; intercaladas con la presentación del Trío Tripolar, integrado también por Fiks, Daniela Horovitz y Analía Rosenberg, que abordará un ecléctico repertorio que va desde AC/DC, Led Zeppelin y John Lennon a Camilo Sesto, Astor Piazzolla y el folclore.

«Tiene que ver con exponer un poco lo que son los vínculos y las relaciones de personas en donde una le hace pasar mala vida a la otra. Y también lo que ha pasado con la música al respecto, con las letras y las lecturas que pueden hacerse hoy con el cambio de perspectiva», explicó Fiks en diálogo con Télam.

Y añadió: «La idea es exponer un poco lo que nos fue pasando y lo que pasa todavía. Poner luz sobre este pasado tan cercano de relaciones nocivas de las que hoy vamos tomando un poco más de distancia».

«El rock muchas veces expuso al objeto femenino como un trofeo y eso atraviesa un poco todo esto. No intentamos hacer un espectáculo políticamente correcto, sino mostrar lo políticamente incorrecto que pasó y lamentablemente sigue pasando.»

Leandro Fiks

El músico, dramaturgo y actor, que también estrenó hace pocos días la obra «Hombres y ratones», en el Teatro Picadero, y que suele colaborar en los shows en vivo de Attaque 77, brindó detalles a esta agencia sobre la manera en que se gestó este espectáculo y las intenciones que lo movilizaron.

Télam: ¿Cómo surgió la idea de «Mala vida (me estás dando)»?

Leandro Fiks: Con Analía y Daniela hace mucho que somos amigos y venimos tocando juntos. Primero pensamos en hacer algo juntos y cuando empezamos a armarlo surgió este espacio, que es un bar de rock, entonces ahí empezamos a pensar qué pasaba con el rock y con toda esa música que nos encanta pero que algunas letras dicen cosas que hoy deben ser revisadas. El espectáculo fue pensado con la música y las obras cortas en donde se mostrara una temática de pareja relacionada con cosas como los celos, el desgano, la falta de comunicación. Todo eso con humor pero exponiendo lo que nos pasó como sociedad.

T: ¿Por qué la elección del café concert como formato?

LF: Hace bastante que veníamos con la idea de hacer un espectáculo que tenía que ver con un café concert llamado «Azul, negro, azul», que dirigió Augusto Fernandes y que siempre tuvimos ganas de rescatar. De alguna manera, intentamos hacer eso. Podríamos haber hecho una obra larga o un concierto de música pero no nos completaba como show, por eso pensamos esto. Es combinar dos cosas que transitamos mucho. El espacio también invitaba a gestar un espectáculo de estas características.

T: ¿Cómo fue el proceso de selección de los temas musicales?

LF: Fuimos tomando cosas que nos gustan, que fueron un éxito, pero que, por otro lado, hoy nos parecen patéticas porque cantar una canción que dice «prefiero verte muerta que verte en otros brazos» parece en joda, ya se pasa del mal gusto. Entonces la idea de exponer eso, el cambio de época y cómo tenemos que reeducarnos en ese sentido fue parte de la búsqueda. Obvio que también elegimos canciones que nos gusta tocar y nos divierte.

T: Ante estas cosas desde algunos sectores se impone lo que se llama «la cultura de la cancelación». ¿Qué opinión tenés al respecto?

LF: No creo que haya que borrar los temas de un disco de Los Beatles o de Camilo Sesto porque hay temas que hablan de esas cosas. No debe ser así, me parece mejor exponerlo y entender que fue una época y que está bueno ir evolucionando con eso como punto de referencia para modificar. Lo absurdo es que antes era algo normal y nadie se horrorizaba cuando salieron esos temas. El rock muchas veces expuso al objeto femenino como un trofeo y eso atraviesa un poco todo esto. No intentamos hacer un espectáculo políticamente correcto, sino mostrar lo políticamente incorrecto que pasó y lamentablemente sigue pasando.

T: ¿Qué expectativas hay respecto a la respuesta del público en este contexto sanitario tan particular?

LF: A mí me sorprende la buena predisposición de la gente para ir a los teatros. En lo personal, me resulta ambivalente la situación porque, por un lado, me parece que es una necesidad importante social y personal el hecho de consumir arte; pero, por otro lado, el tema sanitario no está solucionado, no estamos con todas las garantías de salud para salir, la gente sigue muriendo. Por eso, vamos con todos los cuidados necesarios. Estoy feliz con la apertura pero con los nervios de que nadie se contagie y podamos seguir. La idea en principio es estar dos meses pero ojalá podamos seguir más tiempo.