Desertores norcoreanos demandan a Kim Jong-un en un tribunal japonés por las promesas falsas del «paraíso en la Tierra»

Publicado: 14 oct 2021 16:44 GMT

Los demandantes, que actualmente residen en Japón, denuncian que fueron engañados y ‘secuestrados’ por las autoridades norcoreanas después de la guerra de Corea.

Cinco desertores norcoreanos comparecieron este jueves ante un tribunal japonés y denunciaron las violaciones de los derechos humanos que padecieron en Corea del Norte, a donde llegaron hace décadas bajo la promesa de que vivirían en «el paraíso en la Tierra», por lo que exigen una compensación al líder norcoreano Kim Jong-un, informa AP.

A primeros de septiembre, trascendió que el líder norcoreano había sido citado simbólicamente por el Tribunal de Distrito de Tokio en relación con una demanda sobre el programa de reasentamiento que llevó a cabo por Pionyang entre 1959 y 1984, cuando más de 90.000 personas se trasladaron de Japón a Corea del Norte.

The Times revela cuál fue la ocupación 'secreta' de Kim Jong-un durante su última ausenciaThe Times revela cuál fue la ocupación 'secreta' de Kim Jong-un durante su última ausencia

Los coreanos, que habían llegado a Japón —a menudo por la fuerza— durante el período de la colonización de la península coreana por parte de los japoneses para trabajar en las minas y las fábricas, fueron invitados a volver a Corea del Norte después de la sangrienta guerra de Corea, como parte del programa de reasentamiento masivo que pretendía traer de vuelta a los coreanos que vivían en el extranjero.

Según los demandantes, que actualmente residen en Japón, fueron engañados y ‘secuestrados’ por las autoridades norcoreanas bajo las promesas falsas de asistencia médica gratuita, educación, trabajos y otros beneficios que no se hicieron realidad.

«En Corea del Norte, vivía en estado de ‘shock’, con tristeza y miedo durante 43 años», dijo Eiko Kawasaki, de 79 años, después de la audiencia. «Es el inicio de nuestra lucha contra Corea del Norte. Continuaremos luchando hasta el día en que todos los que se fueron a Corea del Norte en un barco de repatriación puedan volver a Japón y ver a sus familias», afirmó.

Cada uno de los demandantes exige una compensación de 100 millones de yenes (900.000 dólares), aunque no confían en recibir el dinero. Según estima Kenji Fukuda, el abogado que los representa, el caso podría establecer un precedente importante.