Llega «Treplev», un documental profundo y filoso donde irrumpe el disparate

Lautaro Delgado Tymruk, responsable por partida doble.

Lautaro Delgado Tymruk, responsable por partida doble.

El actor y director Lautaro Delgado Tymruk, quien codirige junto a Esteban Perroud «Treplev», un documental cuyo estreno tendrá lugar este jueves en el Cultural San Martín y que retrata la gira que realizó por Francia con la obra «Los hijos se han dormido», expresó que el filme propone «un universo `grouchomarxchesco´».

«El documental tiene un discurso en el que irrumpe en el disparate pero sin dejar de ser profundo y filoso», afirmó Delgado Tymruk en una entrevista con Télam.

Con música original de Daniel Melingo, la cinta narra la gira teatral que realizó por Francia el elenco de «Los hijos se han dormido», versión de «La gaviota», de Antón Chéjov, que escribió y dirigió Daniel Veronese.

Además del uso distintos recursos del lenguaje cinematográfico, como los intertítulos que remiten al cine mudo, la película propone también una trama paralela de ficción en la que aborda una historia de amor.

"Treplev", o como Chejov es releido por Veronese y ahora por Tymruk y Perroud.

«Treplev», o como Chejov es releido por Veronese y ahora por Tymruk y Perroud.

«El libro `Esto no es una pipa. Ensayo sobre Magritte´, de Michel Foucault, sirvió mucho para darle sentido al relato. Esta pregunta sobre el objeto y sobre lo representado. De ahí surgen cuestionamientos como ¿qué es esto?, ¿es un documental sobre una gira? o ¿es un duelo de dos hombres enamorados de la misma mujer?», contó el actor.

Por su parte, Perroud agregó que: «El documental juega todo el tiempo entre dos tramas y con la imaginación del actor que hace de Treplev (Delgado Tymruk), quien está enamorado del personaje de Nina (María Figueras)».

«Lo que se debate todo el tiempo en el filme es la representación. La imposibilidad como seres humanos de dejar de actuar. La discusión entre lo teatral y lo cinematográfico es otra cuestión. Lo que allí se disputa es el hic et nunc, es decir, el aquí y ahora. Y es apasionante», abundó Delgado Tymruk, intérprete de títulos como «Gilda, no me arrepiento de este amor», «Francia», «Un gallo para Esculapio» y «Monzón».

María Onetto, Javier Rodríguez Cano, Pablo Finamore, Marta Lubos, Ana Garibaldi, Claudio Da Passano, Ernesto Claudio, Osmar Nuñez y Marcelo D´Andrea, son los actores que completan el reparto junto a Delgado Tymruk.

«Una vez terminada la gira nos juntamos con Lautaro a mirar qué había grabado cada uno y nos dimos que cuenta que los registros eran completamente distintos y ese fue el punto de partida.»

Esteban Perroud

La película se podrá ver durante tres semanas, los jueves y viernes a las 20 y los sábados y domingos a las 17 y a las 19, en el Centro Cultural San Martín, como parte del ciclo Espacio Documental.

Télam: ¿Cómo surge este proyecto?
Lautaro Delgado Tymruk: Surge de acompañar la última gira de la compañía teatral de Daniel Veronese por Francia durante 45 días. Yo reemplacé a Fernán Mirás que hacía a Treplev. Si bien el documental no pretende ser sobre la gira, esta lo enmarca y lo atraviesa. Durante todo el viaje con Esteban bromeábamos que íbamos a hacer algo juntos. Él había llevado su cámara y yo la mía. No había ningún plan en concreto. Él quería hacer un cortometraje -y lo hizo también- y yo registraba a mí modo todo lo que me conmoviera o disparara alguna idea.

Esteban Perroud: Nace del registro de un viaje, trenes y pueblos de Francia. Los instantes de descanso de la «troupe»-que casi no había- eran los mejores momentos de acción para mí. Una vez terminada la gira nos juntamos con Lautaro a mirar qué había grabado cada uno y nos dimos que cuenta que los registros eran completamente distintos y ese fue el punto de partida.

T: ¿Qué buscaron reflejar en «Treplev»?
LDT: Me atrae mucho el detrás de escena. Me encantan los decorados vacíos, las bambalinas, los camarines sin gente. Creo que hay algo místico en esto que hacemos. En representar, actuar. Esto de repetir lo mismo siempre distinto. Hay algo de la actuación que siempre me conmovió como soporte de una obra o de un filme. Me conmueve este bicho que somos. El ser humano. Siempre digo que cada película que hago es un intento desesperado por volver a recuperar mi aura arrebatada. Creo que el documental religa lo teatral y lo cinematográfico, lo anuda.

EP: Las giras suelen ser muy demoledoras para todos los que participan. Muchos viajes, hoteles y esperas. De esta manera en parte buscamos reflejar estos tiempos. Pero desde el juego. Desde el planteo de un duelo entre nosotros dos y entre el teatro y el cine.

[embedded content]

Treplev – Tráiler

T: ¿Cómo fue la participación de Daniel Melingo en la película?
LDT: Un aporte fundamental fue su música. Vio la película y le pidió a Esteban que la pase de nuevo y él fue tocando arriba, como hacían los pianistas que ejecutaban la música en vivo de los primeros cortometrajes.

EP: La música fue uno de los elementos del que más disfrute ocuparme. Daniel Melingo, con quien venimos trabajando en varios proyectos, decidió que lo mejor era sonorizar la película con un piano y un chelo de la mano de Diego Sánchez. Y así es como el documental va transitando distintos estados pasando de la oscuridad a la nieve blanca.

T: Lautaro es el narrador y, a la vez, un observador, pero se comunica a través de textos en placas, ¿Qué tuvieron en cuenta para esa elección?
EP: Nos interesó ponerle voz al personaje a través de placas. Y hacer el juego del duelo entre el teatro y el cine. De esta manera los carteles dan la voz del personaje Treplev y todo lo que él imagina.

T: ¿Qué aportó al documental dividirlo en tres actos?
LDT: Es que el documental es una suerte de novela paranoica. Los títulos de los actos ya cuentan de por sí. Son una especie de título de historieta por episodios. Por debajo está operando una humorada y a veces un anclaje que permite orientar y organizar el pensamiento de lo que se está viendo. Ojo, con humorada no estoy diciendo que sea liviano de lo que se está hablando. Creo en el poder del chiste de alterar y revolucionar el sentido y, a la vez, aportar otra mirada.

T: ¿Cuál es la transformación de ese registro de la gira teatral?
LDT: Un intento afortunado de usar el método paranoico-crítico de Salvador Dalí que formula en su genial libro «El mito trágico de El Ángelus de Millet» para una creación audiovisual. Es decir, ver por debajo de la pintura la trama secreta que está oculta. Ayudarla a surgir y a extremarla. Transformar el documental también en un manifiesto sobre la representación, sobre el cine, sobre el teatro y sobre el amor.