Dom. Ene 29th, 2023
Centenares de personas protestaron en Indonesia contra una polémica ley que penaliza el sexo extramatrimonial y el adulterio.

El Parlamento de Indonesia aprobó este martes una esperada revisión de su código penal que prohíbe y castiga el sexo extramarital tanto de ciudadanos como de visitantes extranjeros, una modificación que, según sus críticos, recorta libertades en el país asiático.

El nuevo código penal fue votado por los parlamentarios en una sesión plenaria, tras lo cual el presidente del Legislativo, Sufmi Dasco Ahmad, dio un mazazo para darlo por aprobado y gritó «legal».

Grupos de defensa de derechos protestaron contra las enmiendas que, según ellos, suponen un golpe a las libertades civiles y un giro hacia el fundamentalismo en la nación de mayoría musulmana más poblada del mundo.

«Hemos intentado hacer lo mejor para acomodar las importantes cuestiones y las diferentes opiniones que fueron debatidas», dijo a los diputados Yasonna Laoly, ministra de Justicia y Derechos Humanos.

«Sin embargo, es el momento de tomar una decisión histórica en las enmiendas del código penal y dejar atrás el código penal colonial que heredamos», añadió, según informó la agencia de noticias AFP.

Décadas de debate

Hace décadas que este país del Sudeste Asiático debatía una reforma de su código penal, que se remontaba a sus tiempos como colonia de Países Bajos.

Algunos de los artículos más controvertidos de la nueva legislación criminalizan el sexo pre y extramatrimonial, tanto si es tenido por ciudadanos como por visitantes extranjeros, así como la convivencia de parejas no casadas.

Existe miedo por cómo puede impactar estas nuevas reglas en la comunidad LGTBQI+ en Indonesia, donde el matrimonio entre personas del mismo sexo no está permitido.

El portavoz del equipo encargado de esta ley en el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, Albert Aries, defendió las enmiendas y aseguró que estas nuevas reglas protegerían la institución del matrimonio.

También señaló que los actos de sexo pre y extramarital solo podían ser denunciados por el cónyugue, los padres o los hijos, lo que limita el alcance de la revisión.

Control de la moralidad

Para grupos de derechos humanos, esta legislación supone un control de la moralidad y un giro hacia el fundamentalismo en un país largamente alabado por su tolerancia religiosa, cuya Constitución defiende el laicismo.

«Vamos hacia atrás (…) Las leyes represivas deberían haber sido abolidas, pero esta ley demuestra que los argumentos de los académicos en el extranjero son ciertos, que nuestra democracia está indiscutiblemente en declive», dijo a AFP el director para Indonesia de Amnistía Internacional, Usman Hamid.

Un centenar de personas protestaron el lunes contra le ley y desplegaron una pancarta amarilla con el lema: «Rechacen la aprobación de la revisión del código penal».

Algunos dejaron caer pétalos de flores en la pancarta como se hace en los funerales.

Abdul Ghofar, activista del grupo ambiental indonesio Walhi, explicó que esto simbolizaba el «duelo» de la población por la aprobación de la revisión legal.