Mié. Oct 5th, 2022
Foto Ral Ferrari
Foto: Raúl Ferrari

Familiares y ex-presos políticos de la cárcel de Rawson realizaron este martes un acto, con motivo del 50° aniversario de la Masacre de Trelew, donde destacaron «la unidad» como legado y colocaron una baldosa recordatoria en la exsede del Partido Justicialista porteño.

Al comenzar el acto, uno de los protagonistas de la toma del penal de Rawson en 1972, Celedonio Carrizo, recordó que pese a pertenecer a distintas organizaciones políticas, «todos trabajamos en conjunto para elaborar un plan de fuga» del penal y resaltó que «la enseñanza» que dejó Trelew «es la de unirnos».

En la «Masacre de Trelew» fueron fusilados por efectivos de la Armada 19 militantes recapturados que se habían fugado una semana antes del penal de Rawson, y sólo tres pudieron sobrevivir para dar cuenta de los hechos.

Foto Ral Ferrari
Foto: Raúl Ferrari

Dos días después, el candidato presidencial del Frejuli. Héctor J. Cámpora, autorizó a que en la sede central del Partido Justicialista (PJ) se despidieran los restos de los tres militantes, Ana María Villarreal de Santucho, Eduardo Cappello y María Angélica Sabelli; aunque esta despedida fue frustrada por una represión policial.

El comisario Alberto Villar, que respondía al dictador Alejandro Agustín Lanusse, acordonó el sitio, y ordenó llevarse los cuerpos del lugar antes de que finalizara el velorio en medio de una violenta represión.

El primero en tomar la palabra durante la ceremonia de este martes por la tarde fue el exmiembro de la cúpula de Montoneros y uno de los participantes de la fuga del penal de Rawson, Fernando Vaca Narvaja, que comenzó a hablar apenas 15 minutos después del horario convocado, a las 17.

Foto Ral Ferrari
Foto: Raúl Ferrari

Vaca Narvaja señaló que «la lucha popular» había generado que a la dictadura militar de Alejandro Agustín Lanusse «se le cayera la careta» y analizó, que ante esa situación, los militares «tuvieron que replegarse».

«Pero antes de eso intentaron todas las artimañas», apuntó, y recordó la proscripción del expresidente Juan Domingo Perón, a la que consideró, una estrategia para «dificultar la salida electoral», y lo comparó con «ese ‘lawfare’ que intenta proscribir a (la vicepresidenta) Cristina Fernández de Kirchner, con el objetivo de dificultar las próximas elecciones del 2023».

Los preparativos de la jornada de memoria comenzaron a las 16, sobre la vereda de las instalaciones de la antigua sede central del PJ, en avenida La Plata 254 (Almagro), donde actualmente funciona un estacionamiento.

Foto Ral Ferrari
Foto: Raúl Ferrari

Momentos antes de dar comienzo a la ceremonia, el tránsito vehicular en la mano de la avenida La Plata en dirección al norte de la ciudad tuvo que ser interrumpido por la cantidad de personas que se acercaron a acompañar.

Por su parte, el escritor y responsable de la casa del PJ en el momento de la represión en el día del funeral, Ernesto Jauretche, recordó que mientras reconocían los cuerpos se hizo presente el comisario Alberto Villar en el lugar: «Nos dio una hora para desalojar, que luego no cumplió», dijo.

Luego fue el turno de la hija de Villarreal de Santucho, Ana Santucho, quien habló de los recuerdos de aquel día cuando todavía «era una niña» y destacó que en la gente «había mucho deseo de poder participar» del funeral.

En tanto, el sobrino de Capello, Eduardo Capello, y la hija de Alberto Miguel Camps, Raquel Camps, resaltaron el valor del proceso de enjuiciamiento sobre los represores responsables de la «Masacre de Trelew».

«Todo empieza con una decisión política, una vez que está esa decisión, el resto se ordena», señaló Capello, en referencia a la llegada a la presidencia de Néstor Kirchner y del secretario de Derechos Humanos, Eduardo Duhalde, que ayudaron a que los familiares pudieran reiniciar la demanda judicial contra los genocidas.

Por su parte, Camps señaló que su padre, uno de los tres sobrevivientes de los fusilamientos, «no dejó de dar cuenta» de lo que había ocurrido y que «esa voz pasó a la garganta de nosotros y levantamos esa bandera de la lucha con la justicia».

Foto Ral Ferrari
Foto: Raúl Ferrari

Además, también expusieron la hermana de Alfredo Kohan, Luisa Kohan; el hijo de Rubén Bonnet, Hernán Bonnet; y la sobrina de María Angélica Sabelli, María Sabelli.

Durante la actividad, la artista Teresa Parodi leyó dos poemas alusivos a Trelew, uno de ellos escrito por el hijo desaparecido de la Madre de Plaza de Plaza de Mayo Línea Fundadora, Taty Almeida, que fue recibida con aplausos al llegar al lugar.

También estuvieron presentes los senadores del Frente de Todos (FdT) Oscar Parrillli y Carlos Linares, el diputado nacional, Daniel Gollan, y el director nacional de Derechos Humanos y Derecho Internacional Humanitario en el Ministerio de Defensa, Eduardo Jozami.

En diálogo con Télam, Gollan destacó que pese a que «han pasado muchos años, Trelew sigue muy fuerte en la memoria de los que formamos parte de esa generación».

Foto Ral Ferrari
Foto: Raúl Ferrari

Por su parte, Parrilli se dirigió al micrófono durante la jornada para dar un mensaje al público: «Les traigo el acompañamiento de Cristina Fernández de Kirchner y un saludo muy afectuoso para todos los compañeros y familiares».

Además, el secretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla Corti, envió su adhesión al acto y mediante un mensaje sostuvo que «recordar a los compañeros fuera de la sede del Partido Justicialista es una forma de seguir reivindicando la lucha de los que ya no están».

«Nuestro compromiso de militantes es seguir el ejemplo de la construcción de esa patria justa libre y soberana, con la que soñaron», señaló.

El acto, finalizó a las 18.15 con la colocación de una baldosa con la leyenda «19 rosas rojas siguen floreciendo en Memoria, Verdad y Justicia, 50 años de lucha unidad y solidaridad», firmada por Familiares y expresas y presos políticos, y Barrios por Memoria y Justicia.

En ese momento el hijo de Camps, Mariano Camps, gritó el nombre de cada una de las 19 víctimas de la represión, entre los fusilamientos y la dictadura cívico-militar, y el público respondió con un fuerte «presente».

Taty Almeida tomó la palabra sobre el final, cuando destacó «esto es un encuentro de personas que demuestran tener memoria», para luego exclamar que «la única lucha que se pierde es la que se abandona».