Mié. Oct 5th, 2022
La ley de Boleto Educativo tiene como objetivo principal la inclusin destac Nazabal
«La ley de Boleto Educativo tiene como objetivo principal la inclusión», destacó Nazabal.

La exdiputada Karina Nazabal fue la autora de la ley de boleto escolar, que permite la gratuidad del transporte para estudiantes. Recientemente, el gobernador Axel Kicillof anunció su ampliación a toda la Provincia. Nazabal reflexiona sobre su origen y subraya las cuestiones pendientes.

– ¿Cuál fue el objetivo del boleto escolar? ¿Se inspiró en la lucha de los y las estudiantes secuestrados en la Noche de los Lápices?
– ¡Claro! Era una deuda con esos y esas jóvenes y con nuestra democracia. Cuando yo asumí como diputada había decenas de proyectos de boleto. Trabajamos mucho sobre lo que había, me acuerdo que Julio (Brandana), un compañero que siempre confío que esta ley iba a salir, armó un cuadro sobre lo que estaba presentado hasta el momento y que faltaba. Incluimos los terciarios, los FINES, los bachilleratos populares, y los y las docentes y no docentes. Fue así que presentamos una ley bien amplia y representativa de la demanda de las militancias. Era una ley que apostaba a ampliar más derechos, en una época de construcción de derechos como nunca en nuestra democracia. La ley de Boleto Educativo tiene como objetivo principal la inclusión. Quienes provenimos del peronismo vemos en la educación una oportunidad de integración y construcción de proyectos de vida. Y con la ley buscamos fortalecer el acceso a este derecho fundamental. Indudablemente la presentación del proyecto fue un homenaje a aquellos y aquellas adolescentes. Soñamos con conseguir ese objetivo por el que pelearon con todas sus energías, y que la dictadura no pudo detener ni con los crímenes con los que atentaron y arrebataron sus vidas. Cada uno de ellos y ellas nos acompañó con su ejemplo en la militancia de ley, y el día de la sanción sus nombres y sus fotos coronaron el recinto. Su lucha nos inspira día a día, en todas nuestras luchas. Esta ley es una norma de inclusión educativa pero también es una política pública de Memoria, Verdad y Justicia.

– La sanción del boleto fue al final de la gestión de Daniel Scioli en la Provincia.
– Si, una pena por la ley y por Daniel. El gobernador acompañó desde el primer día, pero no llegó a reglamentarla. Una vez asumida Vidal hizo todo para que la ley no se implemente.  Fue el reclamo de miles de estudiantes que se organizaron y marcharon, lo que logró que se reglamentara. Recuerdo por lo menos 2 grandes actos en La Plata, reuniones en todas las facultades y colegios. Desde la Legislatura también impulsamos distintas medidas, e incluso la orden de algún juez. La negación con el boleto estudiantil de Vidal se enmarca en la desidia con que manejo la Educación Pública. Ni una escuela en 4 años, ni un solo gesto de reparación después de las muertes de Sandra y Rubén.

– Ahora el gobernador Axel Kicillof lo extendió al interior de la Provincia. ¿Qué otras acciones quedan pendientes del boleto estudiantil?
– Axel retomó los mejores impulsos de aquella década ganada. Amplió el boleto, inauguró 100 escuelas, en un marco de paritarias con los gremios. Hay que seguir, la demanda de las y los terciarios están atadas a cuestiones administrativas pero confiamos en que se resuelvan prontamente.  Debería avanzarse con los bachilleratos populares y los espacios de terminalidad educativa como el FinES. En un futuro, esperamos que el texto de la ley se modifique conforme a su primera redacción y alcance a docentes y no docentes. Que hoy tengamos miles de estudiantes de distintos niveles viajando a estudiar y haciendo uso de su derecho proclamado por ley, es un objetivo cumplido. En lo personal cada vez que veo subir al colectivo un o una piba ejerciendo su derecho, me emociona de una manera que no me acostumbro. Evita prendió en nosotros y nosotras un fuego imposible de apagar, la incansable tarea de terminar con la desigualdad y la injusticia de un modelo económico, cultural y social para pocos. Debemos seguir pensando nuevas políticas que garanticen igualdad, equidad y calidad para uno, una o para miles.