Vie. Oct 7th, 2022
Vecinos protestaron contra la construccin de nuevas torres en Nuez Foto Ral Ferrari
Vecinos protestaron contra la construcción de nuevas torres en Nuñez / Foto: Raúl Ferrari.

Los nuevos edificios que se proyecten levantar en los barrios de Belgrano y Núñez tendrán un tope de altura, de acuerdo a una ley sancionada en la Legislatura de la Ciudad, tras la presión de vecinas y vecinos que recurrieron al Parlamento para frenar la proliferación de torres en zonas caracterizadas por tener casas bajas.

La iniciativa aprobada por amplia mayoría durante la sesión ordinaria introdujo cambios al actual Código Urbanístico sobre polígonos de Núñez, Bajo Belgrano y Parque General Belgrano -más conocido como barrio River por su cercanía al estadio de fútbol- en los cuales regirán las limitaciones para futuras construcciones.

La ley intentó dar una respuesta a la demanda de las asociaciones vecinales frente a los permisos de obra que el Gobierno porteño otorgó a desarrolladores inmobiliarios para levantar edificios que no se ajustaban a la característica morfológica de las restantes construcciones, las cuales no superaban los 9 metros.

Sin embargo, el texto votado dejó dudas entre los grupos barriales afectados ya que fue incluida una cláusula transitoria por la cual se fijó que la nueva ley se aplicará solamente a los emprendimientos que surjan en adelante y no será retroactiva respecto de los que están en trámite en la actualidad.

En el caso de Núñez, hubo un respaldo de los dos bloques mayoritarios -Vamos Juntos y Frente de Todos- para asegurar «la conservación paisajística» de 36 manzanas delimitadas por las calles Vedia, las vías del FFCC Mitre, Vilela y Cuba, donde quedaron prohibidas edificaciones de más de dos pisos y el «enrase», que iguala los metros en altura de una construcción lindante.

En el apartado sobre Bajo Belgrano, no existió el mismo consenso ya que en las últimas semanas se dieron idas y vueltas respecto de la redacción sobre los alcances de las parcelas en las cuales iba a regir la restricción.

La propuesta, en principio, apuntaba a impedir que se levantaran construcciones en altura en parcelas que tengan hasta 1500 metros cuadrados de superficie; no obstante, el oficialismo analizó la posibilidad de bajar la limitación a las que tuvieran entre 450 y 1500 metros cuadrados, lo que encendió las alarmas entre los vecinos de la zona y también en la oposición porteña.

Tras el amague y las insistentes visitas de los residentes de Bajo Belgrano a la Legislatura, el bloque oficialista dio marcha atrás y llevó al recinto un texto que tuvo un acompañamiento parcial desde los movimientos barriales, cuyos integrantes estuvieron presentes en el recinto de sesiones.

Héctor Ponce de León, vecino del Bajo Belgrano, dijo a Télam que «rescatamos lo que pudimos rescatar, fue una pelea ardua y estamos orgullosos del logro obtenido»; en tanto que Esteban Rodríguez señaló que «nos queda la preocupación por las aprobaciones que están pendientes, pero conseguimos revertir lo que hubiese sido muy desfavorable para el barrio».

Por último, en el barrio River, a instancias de un trabajo a cargo de la diputada del Frente de Todos Claudia Neira, también quedaron restringidas a nueve metros las construcciones futuras.

«Se va a desalentar el avance inmobiliario que afectaba a un barrio de casas bajas manteniendo la configuración residencial y las características peculiares», explicó Silvia Najul, de la Asociación Vecinal Barrio Parque General Belgrano.

La Legislatura de la Ciudad sancion por amplia mayora la iniciativa
La Legislatura de la Ciudad sancionó por amplia mayoría la iniciativa.

Para la diputada Neira, «en este caso, la Legislatura escuchó a los vecinos, pero hay que escuchar también a los de los otros barrios para revertir la triste situación de falta de planificación de Ciudad y de perjuicio que nos trajo el Código Urbanístico del 2018».

El diputado del Frente de Izquierda Gabriel Solano dijo que lo aprobado representa «excepciones arbitrarias» al Código debido a que existen muchos barrios que atraviesan la misma problemática del avance de torres.

«No le negamos el derecho de los vecinos de Núñez y Bajo Belgrano para que presionen a la Legislatura, pero el mismo derecho que tienen en los restantes barrios».

Por último, Daniel Del Sol, presidente de la Comisión de Planeamiento Urbano y diputado de Vamos Juntos precisó que desde que entró el proyecto al Parlamento «nos pusimos a trabajar con las asociaciones vecinales en pos de corregir y subsanar la normativa urbana para que dé respuesta a la realidad de los barrios».