Mié. Ago 17th, 2022
El juez Juan Mara Ramos Padilla Foto Cris Sille
El juez Juan María Ramos Padilla / Foto: Cris Sille

El juez del Tribunal Oral en lo Criminal y Correccional 29 de la Ciudad de Buenos Aires, Juan María Ramos Padilla, consideró que no «hay argumentos» para acusar a la vicepresidenta por «asociación ilícita» en la causa por el supuesto direccionamiento de obra pública nacional en Santa Cruz, y afirmó que desde la fiscalía buscan «preparar algún relato y dramatizarlo para ir por la proscripción» de la exmandataria.

«Coincido con (el exjuez de la Corte Suprema Eugenio) Zaffaroni y con la propia Cristina Fernández de Kirchner. Esta sentencia ya está escrita y firmada. Como no hay argumentos, han tenido que preparar algún relato y dramatizarlo. Vemos una cuestión que ya la sabíamos todos los que caminamos Tribunales: que van por la proscripción de Cristina», afirmó el juez en declaraciones para Télam Radio.

Este lunes, el fiscal diego Luciani inició el alegato de la acusación en el juico de esta causa y acusó a la vicepresidenta de formar parte de «una asociación ilícita» que buscaba direccionar obras para favorecer a la provincia de Santa Cruz.

Funcionarios, intendentes, legisladores y dirigentes del Frente de Todos (FdT) manifestaron su repudio contra «las maniobras del lawfare» y expresaron en redes sociales, a través del hashtag #TodosConCristina, su apoyo hacia la exmandataria.

Ramos Padilla criticó al fiscal Luciani y al considerar que tuvo en la audiencia de ayer una postura «histriónica» y aseguró que recurrió al «sentido común sin tener argumento alguno».

Asimismo, indicó que los fiscales “no tienen obligatoriamente que acusar” ya que cuando no hay pruebas “los fiscales tienen que pedir el sobreseimiento”.

“Absolutamente absurdo hacer nueve jornadas para explicar algo que es inexplicable. Quien tiene que explicar mucho es porque no tiene nada. Esta es la verdad”, afirmó.

Finalmente, el juez consideró que «es una lástima seguir viendo la justicia del Lawfare» y opinó que solo demuestra «la mayor corrupción que ha tenido el poder judicial en todos los tiempos».

«La verdad es que los títulos de los diarios de ayer que anunciaban que iba a ser una cosa tremenda, solo apelan a construir un relato televisivo y con eso no se condena», concluyó.