Mar. Ago 16th, 2022

Por Araceli Lacore

El presidente de la Asamblea Permanente por los DDHH abogado y querellante en causas por delitos de lesa humanidad Foto Archivo
El presidente de la Asamblea Permanente por los DDHH, abogado y querellante en causas por delitos de lesa humanidad / Foto Archivo

El tribunal Oral Federal de Mar del Plata analiza las causas conocidas como ‘’La Huerta’’, en donde se investigan crímenes cometidos en la ‘’Quinta de Méndez», en las comisarías 1era y 2nda de Tandil, en el jardín maternal de Paula, la ex delegación de la policía federal, la comisaria 1era, la unidad 7, el ex Ferrocarril provincial y el regimiento de la ciudad de Azul. Están imputados ex miembros del ejército, de la policía, y del servicio penitenciario bonaerense. También los civiles Emilio y julio Méndez, propietarios de la quinta utilizada como centro clandestino de detención y tortura. Sobre esto dialogamos con el abogado y querellante en causas por delitos de lesa humanidad Guillermo Torremare.

– ¿En qué situación se encuentra el juicio de la denominada Subzona 12?
– Está en la etapa de debate que consiste en el desarrollo de la prueba testimonial que se ha ofrecido para demostrar la acusación inicial. Será una etapa larga porque son muchos los casos en juzgamiento y precisamente por ello es elevadísimo el número de testigos propuestos. Además, hay una audiencia cada 15 días, lo que también hace que el juicio se demore mucho.  

– En este juicio hay causas unificadas. ¿Cuáles son?
– El juicio consta de muchos casos que fueron investigados originalmente por el Juzgado Federal de Azul. Esos casos se fueron desmembrando en diferentes causas para una mejor investigación y ahora llegan casi todas unificadas a esta etapa.

– El centro de la provincia de Buenos Aires fue una zona de constantes prácticas de delitos de lesa humanidad que ahora adquiere notoriedad pública. ¿Cuándo comienza el trabajo de la A.P.D.H ?
– Si bien ahora está tramitando esta mega causa, antes hubo otras relativas a los delitos de lesa humanidad cometidos en el centro de la Provincia de Buenos Aires. Ya se juzgaron dos causas cuyo epicentro fue el Centro Clandestino de Detención Monte Peloni y otra que giró principalmente sobre el llamado La Huerta, aunque los hechos en juzgamiento excedieron lo sucedido en esos lugares. Las investigaciones iniciales, como dije llevadas a cabo por el Juzgado Federal de Azul, son de vieja data. APDH estuvo como querellante desde un primer momento. En ese rol colaboró con la investigación aportando datos y pruebas.

-El juicio se está desarrollando en Mar del Plata: ¿Hay posibilidades de que también se lleve a cabo en Tandil o Azul?
– Tanto la Secretaría de DDHH de la provincia como nosotros (APDH), que somos las partes querellantes, hemos pedido que el juicio se haga en Tandil, que es el lugar donde ocurrieron la mayor cantidad de hechos en juzgamiento, y por supuesto que también estaríamos de acuerdo en que se haga en Azul lo que tenga que ver con lo allí sucedido. Nuestro argumento es que los juicios de lesa involucran a toda la sociedad y tienen un sentido reparador, de modo que deben realizarse cerca de esa sociedad dañada por los hechos en juzgamiento. Las defensas de los imputados se han opuesto porque prefieren que todo pase lo más desapercibidamente posible. Si bien el Tribunal no ha rechazado expresamente nuestro planteo, hasta ahora las audiencias tienen como lugar central a su sede física, que está en Mar del Plata. De todos modos, tanto en Tandil como en Azul se han habilitado salas de audiencias virtuales donde el público sigue telemáticamente las declaraciones de las y los testigos. Hoy todo está un poco desdibujado por el carácter mixto (presencial y virtual) con que se desarrollan las audiencias. Por nuestra parte seguiremos insistiendo en que las audiencias se realicen en Tandil y Azul.

– ¿Cuántos testigos y sobrevivientes declararon aproximadamente hasta la fecha?
– Han declarado alrededor de 25 testigos. Hasta ahora se ha autorizado la declaración de 249, lo que significa que estamos en una primera etapa y que todavía tenemos mucho por delante.