Dom. Oct 2nd, 2022

El papa Francisco llegó este martes a Kazajistán para iniciar una visita de tres días a la que definió como una “peregrinación de diálogo y paz”, que estará centrada en su participación en un congreso interreligioso con líderes cristianos, judíos, musulmanes y de diferentes credos.

El pontífice aterrizó a las 17.20 locales (8.20 de la Argentina) en el aeropuerto de la capital Nur-Sultán, desde donde irá al Palacio Presidencial a reunirse de forma privada con el presidente Kasim-Yomart Tokayev en su primera actividad en la nación asiática. 

Al entrar al espacio aéreo kazajo, el avión papal en el que Jorge Bergoglio viaja acompañado por periodistas de todo el mundo, incluido un enviado de Télam, fue escoltado por aviones F16 de la fuerza aérea local.

Durante el viaje, el Papa renovó este martes su disposición de ir a China, aunque planteó que «no» tiene noticias de un inminente encuentro con el presidente del país asiático, XI Jinping, con quien coincidirá mañana aquí.

«De eso no tengo noticias», admitió el pontífice este martes a bordo del Airbus A330 de Ita Airways en el que viajó, al ser consultado sobre una reunión con Xi.

 

Francisco y el líder chino coincidirán este miércoles en esta ciudad durante una visita oficial que hará Xi en medio del VII Congreso de Líderes de las Religiones mundiales y tradicionales del que participará miércoles y jueves Jorge Bergoglio en la capital kazaja.

De todos modos, el Papa aclaró una vez más que está «dispuesto» a ir a China, país con el que el Vaticano no tiene relaciones diplomáticas.

Un acuerdo impulsado por Francisco en 2018 para la designación conjunta de obispos es el paso de acercamiento más grande entre los dos Estados en los últimos 50 años.

Francisco habló con los periodistas durante el vuelo que lo llevó a Kazajistán, visita en la que espera concretar una «peregrinación de diálogo y paz», como la definió, y durante la que se esperan nuevas definiciones del pontífice por la paz y contra la polarización a nivel mundial.