Mié. Oct 5th, 2022
Telam SE

El actor y cantante galés Luke Evans, que suma en “Pinocho” su segundo villano en una adaptación en acción real de un clásico animado de Disney, aseguró en charla con Télam que la historia de la marioneta de madera que soñaba con convertirse en un niño de verdad es uno de esos relatos “que nunca pasa de moda”.

“Es una historia hermosa, tiene mensajes que son atemporales”, amplió Evans, que aceptó volver a encarnar a un malvado de un cuento de hadas de la casa del ratón Mickey tras su recordado papel de Gastón en “La bella y la bestia” (2017).

La película de la plataforma Disney+, que marcó el reencuentro en pantalla de Tom Hanks -aquí Gepetto- con el director Robert Zemeckis tras “Forrest Gump” (1994), “Náufrago” (2000) y “El expreso polar” (2004), es la más reciente de una ya larga lista de adaptaciones “live action” de clásicos animados de la compañía.

En este caso de la “Pinocho” de 1940, que fue el segundo largometraje animado de Disney tras “Blancanieves y los siete enanos” (1937) y que no falta en ningún ranking especializado de los mejores filmes animados de todos los tiempos.

Pinocho | Teaser Tráiler Subtitulado | Disney+

VER VIDEO

Más allá de las revolucionarias técnicas de animación que trajo a la escena o los dos premios Oscar por su entrañable banda de sonido, la historia del muchachito hecho de pino debe su permanencia en el imaginario popular a la obra literaria en la que se inspira.

Se trata de la novela de fines del siglo XIX “Las aventuras de Pinocho” del italiano Carlo Collodi, que como ocurre con la literatura juvenil de ese entonces evocaba imágenes impactantes, hasta crueles, y tenía una fuerte impronta moralista.

En casi un siglo y medio, la obra tuvo adaptaciones en decenas de idiomas. La de Disney es por supuesto la más conocida, aunque pueden citarse ejemplos de todos los estilos, entre ellos una más lúgubre que prepara Guillermo del Toro para fin de año por Netflix y hasta una película argentina, la de 1986 de Alejandro Malowichi con Soledad Silveyra como el muñeco de madera.

La trama de la cinta de Zemeckis respeta las líneas básicas de la original: un anciano carpintero italiano talla una marioneta en pino, y le pide a las estrellas que se convierta en un niño de verdad.

Telam SE

El deseo es concedido por un hada azul (Cynthia Erivo en esta encarnación), pero no por completo. Pinocho está vivo, pero para completar su transformación debe demostrar que es bueno, sincero y generoso.

Para ello, el pequeño (con voz en inglés de Benjamin Evan Ainsworth) acompañado de Pepe Grillo (Joseph Gordon-Levitt) emprenderá un camino repleto de obstáculos, personajes malintencionados y pobres decisiones. Entre ellos estará el gato Honrado Juan (Keegan-Michael Key), que lo vende a un circo; y el terrible Cochero de Luke Evans, un hombre que capta niños y niñas para llevarlos a una isla en la que se convierten en burros de carga.

“No quería que se pareciera en nada a Gastón, eso era lo primero. No quería que tuviera ningún tipo de apariencia, sonido o físico que recordara a Gastón, lo que creo que logramos”, aseguró el actor de franquicias como “El hobbit” y “Rápido y furioso” sobre su objetivo al entrar al proyecto.

Telam SE

¿Qué crees que hace de este cuento italiano del siglo XIX un clásico atemporal?
Los cuentos de hadas siempre tuvieron la habilidad mágica de transmitir mensajes sobre la vida a los niños y las familias, y Disney ha logrado desde el principio llevar las historias a una animación gloriosa y hermosa que los niños pueden dejar con mensajes de esperanza, soñar, tomar las decisiones correctas, saber en quién confiar, no mentir y creer en uno mismo. Y supongo que es por eso que los cuentos de hadas, los buenos, han durado tanto tiempo, y siempre se reinventan porque los mensajes no cambian. Los niños todavía enfrentan el mismo tipo de problemas y preguntas y, en cierto modo, hay mucho de lo que enfrenta Pinocho que es lo mismo es lo mismo que enfrentan los niños. Supongo que probablemente por eso duró tanto; es un relato que nunca pasa de moda.

¿Recordás la primera vez que viste la película animada?
-Era muy joven. Recuerdo estar muy preocupado por Pinocho porque parecía meterse en muchas situaciones difíciles y peligrosas. Recuerdo estar muy estresado y ansioso por este niño de madera que es muy ingenuo y tenía muy poca experiencia de vida, que por alguna razón era manipulado y abusado por tanta gente, ser dejado en un circo, vivir en una jaula, ser tragado por una ballena, recogido por un cochero que lo lleva a una isla que piensa que es una experiencia grandiosa y luego se da cuenta de que los van a convertir en burros y los van a vender a las minas de sal… y este chico pasa por cosas horribles pero sobrevive.

¿Qué pensaste cuando te ofrecieron este papel?
-Estaba muy sorprendido y feliz de que me pidieran que interpretara a un segundo villano en una nueva versión de una famosa animación de Disney. Me sentí muy honrado de que me pidieran que lo hiciera de nuevo, pero esta vez haciendo algo muy diferente, un tipo diferente de villano.

Su actuación, las canciones, el personaje son muy diferentes. El Cochero no es una buena persona, tiene una agenda realmente terrible. Solo quiere que estos niños beban cerveza de raíz y se conviertan en burros. Es una criatura muy oscura, que con el increíble maquillaje y el cabello y el vestuario, las pelucas y los dientes podridos y las uñas sucias simplemente salió muy bien. Creamos un personaje muy complejo, misterioso y oscuro.

Pepe Grillo es una metáfora de la conciencia, Honrado Juan es una metáfora de las malas influencias en la vida. ¿Qué dirías que simboliza El Cochero?
-No hablen con extraños y ciertamente no se suban a sus autos. No le crean a un extraño.

¿Qué te llama la atención de los villanos? ¿Dirías que es cierto el dicho entre los actores de que es más divertido hacer un villano que un héroe?
-Bueno, he interpretado cantidades iguales de buenos y malos y me he divertido interpretando a ambos; pero hay algo particular especialmente sobre un villano de Disney, porque tu trabajo es hacer que la gente no te quiera y tal vez infundir el miedo en algunas personas cuando te ven, así que es una experiencia divertida poder interpretar a todo lo contrario de lo que soy en la vida real. Y si eso significa que no les gusto a los niños, entonces he hecho mi trabajo.

¿De qué manera dirías que esta nueva película rinde homenaje a la versión clásica y de qué manera abre un camino propio?
-Estamos trayendo a la vida a esos personajes animados en 2D con seres humanos reales, así como personajes generados por computadora con la tecnología que tenemos hoy en día. Y está en manos de un narrador increíble como Robert Zemeckis, y eso lo dice todo. Es bastante fiel a la historia de la animación que conocemos y amamos, pero ahora es mucho más grande, enorme, y creo que la maravillosa forma en que se ha utilizado la tecnología en esta versión se vuelve aun más mágica e inmersiva.