Mar. Oct 4th, 2022
Presidente kirguiso Sadyr Japarov
Presidente kirguiso, Sadyr Japarov.

Tayikistán y Kirguistán se acusaron mutuamente de haber violado el alto el fuego establecido en la frontera y anunciado previamente por sus presidentes, tras enfrentamientos que causaron la muerte de al menos 24 personas, decenas de heridos y que provocaron una evacuación masiva.

El Ministerio de Salud de Kirguistán dijo que la violencia de las últimas horas dejó al menos 24 muertos en su lado de la frontera, en la región de Batken, situada en el suroeste del país y fronteriza con Tayikistán, informó AFP.

El Ministerio de Emergencias kirguís dijo que 136.000 personas fueron evacuadas del área de los combates.

Más temprano, el presidente kirguiso, Sadyr Japarov, y el tayiko, Emomali Rakhmon, se habían reunido al margen de la cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghái (OCS) en la que participaban en Uzbekistán y «acordaron dar por instrucción a las instituciones involucradas cesar el fuego y retirar las fuerzas y los equipamientos de la línea de contacto».

El alto el fuego entró en vigor a las 16 de este viernes (7 de Argentina), pero las guardias fronterizas de ambos países se acusaron mutuamente de violarlo poco después.

«Pese a la reunión entre dirigentes y el anuncio del alto el fuego, la parte kirguisa empezó a disparar (…) hacia tres aldeas de Tayikistán», denunciaron los guardias fronterizos tayikos.

«Violando los acuerdos alcanzados, la parte tayika abrió fuego de nuevo contra posiciones de los guardias fronterizos», denunciaron sus homólogos kirguisos, juzgando que la situación seguía siendo «tensa».

Estas dos antiguas repúblicas soviéticas tienen una relación tensa por cuestiones territoriales que abarcan casi la mitad de los 970 kilómetros de frontera común y por el acceso al agua.

En 2021 se registró un número sin precedentes de enfrentamientos entre ambos países, que dejaron más de 50 muertos y suscitaron el temor de que el conflicto pudiera extenderse.

Japarov y Rakhmon convinieron «crear una comisión de investigación encargada de estudiar la causa de los incidentes» subrayando la importancia de resolver sus diferendos «por medios políticos y diplomáticos», según informó la agencia de prensa tayika Khovar.

Aunque se producen regularmente enfrentamientos en la frontera entre los dos países, que mantienen su disputa territorial desde hace años, los últimos choques ilustran una notable escalada de violencia.

Rusia manifestó su «preocupación» por la situación e instó a las dos partes a tomar «medidas urgentes» para poner fin a la escalada.

Según Kirguistán, Tayikistán bombardeó el viernes la ciudad fronteriza de Batken, ubicada en el suroeste de Kirguistán, en una zona disputada por ambos países.

«La zona que rodea el aeropuerto de Batken y las afueras de la ciudad se encontraron bajo fuego de sistemas de lanzacohetes múltiples. Infraestructuras civiles de la ciudad de Batken quedaron destruidas», dijo la guardia fronteriza kirguisa en un comunicado.

Antes del anuncio de alto el fuego, el Comité Estatal de Seguridad Nacional de Kirguistán había informado de «intensos» y «violentos enfrentamientos» en la zona fronteriza, y acusó a Tayikistán de «bombardear el territorio kirguiso con todo su arsenal disponible» y de seguir desplegando «equipo pesado».

Los habitantes de varios pueblos fronterizos huyeron de la zona de combate, indicaron las autoridades kirguisas.

Según la diplomacia kirguisa, los cancilleres de ambos países mantuvieron conversaciones para intentar calmar la situación.

Los enfrentamientos entre los dos países a principios de esta semana dejaron dos guardias fronterizos tayikos muertos y varios heridos en ambos lados.