Mar. Ago 16th, 2022

La lucha entre los sindicatos y la dirección de Ryanair no ha hecho más que empezar.

Después de que junio y julio estuvieran marcados por huelgas en los aeropuertos, dos sindicatos de tripulantes de cabina de Ryanair, Unión Sindical Obrera (USO) y Sitcpla, han convocado una huelga que durará cinco meses, del 8 de agosto al 7 de enero de 2023.

La huelga tendrá lugar todas las semanas, de lunes a jueves, y tendrá una duración de 24 horas, según explican a Euronews fuentes de la USO. Sus demandas incluyen un llamado a la reincorporación inmediata de los 11 trabajadores despedidos por la huelga este julio.

"Estamos viendo un goteo de despidos casi a diario. La semana pasada fue el décimo trabajador y ayer otro compañero de Barcelona que llevaba 12 años en la empresa", señalan fuentes sindicales.

También piden el cese de los procesos disciplinarios contra casi 100 trabajadores que participaron en los paros.

“Están usando esto como una forma de intimidar a la fuerza laboral. Es su forma de advertir a los trabajadores que tengan cuidado con la huelga”, dice una portavoz del sindicato.

A pesar de la situación, la empresa se niega a sentarse con los sindicatos.

"Todavía no ha habido ningún tipo de cooperación por su parte", dice la USO.

Los 18 días de huelga desde el comienzo del verano provocaron unas 310 cancelaciones y unos 3.455 retrasos en 10 bases de Ryanair en España.

"Aún con todos los obstáculos, ha habido entre un 35 y un 40 por ciento de seguimiento de la huelga".

Esta nueva actuación afectará principalmente a los aeropuertos de Madrid-Barajas, Barcelona , Málaga, Alicante, Sevilla y Palma de Mallorca. Tanto las conexiones nacionales como las internacionales se verán interrumpidas.

¿Cuáles son las demandas del sindicato?

Las reivindicaciones de los trabajadores incluyen "la aplicación de los derechos laborales básicos", en palabras del sindicato.

Hace unos meses, Ryanair abandonó las negociaciones con USO y Sitcpla para llegar a un acuerdo con CC OO, otro de los sindicatos. Sólo los trabajadores afiliados a CC OO podrán beneficiarse de las condiciones del convenio, algo que la USO no considera aceptable. Esto es lo que llevó a la huelga.

Lo que piden es la aplicación de la legislación laboral española sobre descansos y la puesta en marcha de los 14 festivos que tienen los trabajadores españoles -en lugar de los nueve que ofrece la empresa-.

También piden el fin de la subcontratación a través de agencias de empleo como Workforce y Crewlink según la legislación irlandesa.

Además, exigen un aumento salarial para devolver su salario a los niveles previos a la pandemia. El COVID trajo consigo una importante rebaja salarial para la plantilla por el parón vivido por todas las aerolíneas y los sindicatos señalan que el salario de los empleados no se ha recuperado.

También afirman que solo les pagan por las horas voladas. Los sindicatos piden que su salario base sea al menos el salario mínimo interprofesional.

¿Qué tiene que decir Ryanair?

En sus últimas declaraciones, el consejero delegado de Ryanair, Eddie Wilson, aseguró a los pasajeros que “el impacto de la huelga es mínimo, afecta más a la reputación de España”. Estas palabras fueron rechazadas por los trabajadores.

"Los miembros de la tripulación de vuelo reciben el apoyo de los pasajeros, entienden sus motivos, incluso si es una molestia que cancelen su vuelo", dicen fuentes sindicales.

“Tienen la solución entre manos, que es sentarse a negociar”, añaden.

Ryanair no ha contabilizado el número de cancelaciones y se ha limitado a decir que menos del 1 por ciento de los vuelos programados se han visto afectados.

Los sindicatos, por su parte, han contado el número de cancelaciones. Solo hoy ha habido hasta ahora nueve cancelaciones y 42 retrasos. El aeropuerto de Barcelona-El Prat ha sido el más afectado, seguido de Madrid y Málaga.